Saltar al contenido

Aceite de palma: ¿Por qué es malo para nuestra salud?

Aceite de palma: ¿Por qué es malo para nuestra salud?

El aceite de palma está en el punto de mira en los últimos meses pero, ¿por qué? Se trata de un aceite vegetal que encontramos no sólo en multitud de artículos de cosmética, sino también en productos de alimentación.

A pesar de que su uso está muy extendido, no es la opción más saludable. La razón fundamental es, que este tipo de aceite, aporta gran cantidad de grasas saturadas, las cuales aumentan nuestros niveles de colesterol malo en sangre (LDL). Y esto es uno de los riesgos mayores de sufrir enfermedades cardiovasculares.

¿Dónde podemos encontrar el aceite de palma si hablamos de alimentación?

Lo primero que deberemos hacer a partir de ahora es observar detenidamente la etiqueta nutricional de los productos alimenticios, donde vendrá especificado el tipo de aceite utilizado. Hasta hace poco, podíamos leer “aceites vegetales”. Sin embargo, la actual normativa sobre el etiquetado de los productos de la Unión Europea, exige que se concrete.

  • Alimentos precocinados. Si te fijas en el etiquetado, podrás comprobar cómo la mayoría de estos alimentos preparados contienen aceite de palma. Las pizzas, hamburguesas, etc., pero no sólo la comida basura, también en los rebozados o empanados.
  • Bollería industrial. El aceite de palma en estos casos, se utiliza para sustituir a la mantequilla y las grasas hidrogenadas.
  • Aperitivos salados. Patatas fritas y demás aperitivos salados contienen en la mayoría de las ocasiones aceite de palma. Uno de los motivos es que aguantan más frituras que otros tipos de aceite o grasa.
  • Cremas y productos para untar. El aceite de palma facilita el untado en productos como las margarinas o las cremas de cacao, tan comunes en nuestras despensas.

La razón principal por la que se utiliza este aceite, es su bajo coste. Eso sí, sin tener en cuenta el gran impacto medioambiental que trae consigo, algo por la que los ecologistas llevan tiempo quejándose y denunciando.

Dos buenos sustitutos para el aceite de palma son el aceite de oliva y el de girasol. Si nos detenemos en el primero, nos daremos cuenta de que es uno de los ingredientes fundamentales dentro de la dieta mediterránea, ideal para cuidar nuestra alimentación y, en consecuencia, nuestra salud.

Ahora que sabes todos estos datos sobre el aceite de palma, te animamos a que mires muy de cerca tu alimentación y optes por alimentos naturales en vez de precocinados, y aceite de oliva. Tu salud te lo agradecerá.


También te puede interesar: Casi un 20% de los españoles no sigue una dieta equilibrada

Etiquetas: