Saltar al contenido

“Buddy” se prepara para el cuidado de ancianos

"Buddy" cuidado de ancianos

Hace ya unos cuantos años que las compañías tecnológicas trabajan en desarrollar robots cuya inteligencia artificial permita estar al cuidado de ancianos y de niños sin que sea necesaria la presencia de un supervisor.

Ahora una empresa francesa llamada Blue Grof Robotics está en pleno proceso de desarrollo de un robot de compañía de bajo coste que llevará el nombre de “Buddy” (colega, en inglés) y además está ya casi preparado para salir al mercado con un precio inicial de 499 dólares en su versión más económica.

Puede parecer una ilusión futurista, pero en un futuro no muy lejano el cuidado de nuestros mayores y de los más pequeños de la casa podrá estar a cargo de robots como “Buddy”. De hecho estudios recientes indican que el mercado de la robótica doméstica crecerá en torno al 17% entre los años 2015 y 2019, casi siete veces más rápido que el nicho de mercado de los robots industriales. El “Buddy” estará disponible para 700 familias que adquirieron su unidad por anticipado para finales del próximo año 2016.

La compañía creo el artilugio a través de una campaña de crowfunding que pudo recaudar por anticipado más de cuatro veces en presupuesto previsto, lo que va a hacer que el aparato se introduzca con mayor rapidez en el mercado.

Y ¿Qué podemos esperar de un robot de estas características? Ese es uno de los aspectos importantes. El robot tiene una Tablet por cabeza, que le da un aspecto “humano” ya que la Tablet hace las funciones de cara, con multitud de expresiones programadas para dicho fin.

El robot podrá recordar compromisos, citas y asuntos pendientes de la propia casa. Podrá responder al teléfono, atender correos electrónicos y tiene la posibilidad de monitorizar el uso de los electrodomésticos.

Además “Buddy” es capaz de estar al cuidado de ancianos, niños y posibilita estar en contacto con los seres queridos, ya que la web cam que lleva integrada posibilita que podamos hablar/ver con estas personas desde cualquier lugar del mundo.

Estas funciones se podrían denominar como “básicas”, pero la compañía está desarrollando también capacidades de control del estado de personas mayores, podrá chequear y confirmar su buen estado y en caso de necesidad puede mandar una llamada de auxilio para informar de una anomalía en el hogar.

Existen otras empresas y universidades a lo largo de todo el Globo que se dedican al desarrollo de robots que puedan hacer funciones de este tipo. Desde la Universidad de Hertfordshire en el Reino Unido están desarrollando un prototipo desde la plataforma Care-O-Bot3, que opera dentro de un entorno domótico.

El equipo que está metido en este proyecto se llama ACCOMPANY (Acceptable Robotics Companions for Ageing Years).

En sus estudios realizados hasta la fecha demuestran que un robot, con la suficiente capacidad de interacción social, puede ayudar no solo a mantener un estilo de vida independiente a una persona anciana sino incluso también a mitigar la soledad de un anciano que vive por su cuenta. Un robot de estas características y con aplicaciones sofisticadas puede ofrecer actividades estimulantes para los ancianos y también tiene la opción de apoyar su autonomía e independencia.