Saltar al contenido

Susannah Cahalan. Curada gracias al dibujo de un reloj

Brain_on_Fire_Susannah_Cahalan

La historia de Susannah Cahalan es una de las más impactantes de los últimos años. En 2009, esta joven de 24 años era una reportera del New York Post que, de pronto, una mañana, empezó a notar los colores azules, morados, amarillos y rojos de forma extraña.

Estos, empezaron a brillar de tal forma que le hacían daño. Fue esta mañana cuando empezaron los primeros cambios de humor en la oficina. De pronto lloraba, de pronto se ponía a saltar. Ella lo sentía, se notaba diferente, algo extraño pasaba.

Horas después, lo notó con su pareja. Fue con él cuando tuvo su primer ataque convulsivo. Después, no se acuerda de nada más. Hablando con sus familiares y amigos, ha conseguido reconstruir ese periodo. Se despertó en el hospital Saint Luke después de sufrir un ataque, donde los médicos parecían no preocuparse por su salud. Llegaron a tacharla de alcohólica, a ella, que no probaba el alcohol. El neurólogo seguía sin ver nada malo en las pruebas y Susannah, cada vez más, sufría una creciente paranoia que le hacía ver cosas que no existían y cambiar de humor de forma frecuente.

susannah cahalan

Así, acabó internada en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York, donde decenas de médicos se acercaron para a tratar de averiguar el origen de su “locura”, pero nunca lo hicieron. El caso acabó finalmente en manos del doctor Souhel Najjar, quien le prometió averiguar qué era lo que tenía y arreglarlo. ¿Cómo empezó todo? Con una prueba fácil pero infalible. Souhel le pidió a Susannah que dibujase un reloj y ella hizo lo que ves a continuación.

Susannah Cahalan

El médico ahora tenía cinco pistas: los ataques convulsivos, la catatonia, la presión arterial alta, el elevado conteo de glóbulos blancos en las punciones lumbares y el reloj extraño. Esto dejaba pistas claras de que Susannah tenía inflamado el lado derecho del cerebro.

Los análisis de sangre y líquido cefalorraquídeo revelaron la presencia encefalitis por anticuerpos contra el receptor NMDA. Es decir, que los receptores del lóbulo frontal de los lóbulos temporales, se hallaban bajo el asalto del sistema inmunitario. El mismo doctor lo explicaba en el canal CBS New York:

“La ruptura de la barrera sangre-cerebro, que es esencialmente la pared entre la periferia y el cerebro. Evita que las sustancias nocivas en la sangre entren al cerebro».

Este hallazgo fue lo que impidió a Susannah terminar como la mayoría de las personas que han sufrido, hasta el momento, la misma enfermedad que ella: acabar en un hospital psiquiátrico.

El doctor comenzó darle un tratamiento. A los seis meses, Susannah ya había regresado al trabajo. Al año, ya estaba completamente recuperada.

Ella ha decidido plasmar su historia en el libro “Brain on fire” que será convertido en película este mismo año (en un principio se habló de Dakota Fanning para el papel, aunque finalmente será Chloë Moretz quien de vida a Susannah).

Etiquetas: